9 razones por las que los niños podrían negarse a usar adaptaciones

Por Amanda Morin

De un vistazo

  • A veces los niños se niegan a usar las adaptaciones del IEP o el plan 504.

  • Existen muchas razones que explican por qué los niño pueden negarse a usar adaptaciones, desde sentirse avergonzados hasta pensar que no las necesitan.

  • Una vez que usted entienda por qué su hijo no está usando una adaptación, sabrá cómo abordar la situación.

Imagine esta situación: Evaluaron a su hijo y se creó un IEP o un plan 504. El equipo decidió cuáles eran las adaptaciones adecuadas para usar en el aula y en la escuela. Usted se siente aliviado de que las tenga, pero después se entera a través de su hijo o del maestro que su hijo no quiere usar esas adaptaciones. ¡Usted no puede creerlo! ¿Por qué?

No es inusual que los niños rechacen usar adaptaciones y existen muchos motivos para ello. Continúe leyendo para conocer las razones más comunes.

1. No quieren llamar la atención o sentirse diferentes

Al igual que todos nosotros, los niños tienen la necesidad de integrarse y formar parte de un grupo. Sin embargo, los que piensan y aprenden de manera diferente sienten que sobresalen más que sus compañeros. Puede que ellos reciban tutorías especiales o que los saquen de clase para recibir servicios. Tener una adaptación puede ser otra indicación de lo diferente que son de sus compañeros de clase. Algunos prefieren hacerse los fuertes o tener problemas para hacer los deberes escolares, en lugar de sobresalir de la multitud.

2. Se preocupan de cómo podrían reaccionar los otros

Usar una adaptación en el aula no es hacer trampa. Simplemente ofrece igualdad de condiciones a los estudiantes que piensan y aprenden de manera diferente para que entiendan el contenido de las asignaturas. No obstante, ese es un concepto que muchos niños “neurotípicos” (los que no padecen ninguna discapacidad del desarrollo) puede que no entiendan. Eso conduce a que algunos se preocupan de que sus compañeros piensen que “¡no es justo!” o se burlen de ellos por usar las adaptaciones en el salón. Un solo comentario negativo podría hacer que su hijo no quiera usar una adaptación.

3. Pueden pensar que están haciendo algo inapropiado

Los niños que piensan y aprenden de manera diferente están acostumbrados a que la escuela sea difícil. Una vez que utilizan adaptaciones que los ayudan, puede que comiencen a progresar y esto les causa confusión. Se podría ver como que la adaptación está haciendo el trabajo por ellos y que eso es injusto. Ellos no han entendido que la adaptación es una herramienta que los ayuda a mostrar lo que saben y a hacer sus deberes.

4. No creen o entienden cómo la adaptación ayudará

Es importante que los niños den su opinión al seleccionar las adaptaciones. Sin embargo, eso no siempre sucede y puede que desconozcan por qué se eligieron. Quizás se les dijo para qué son las adaptaciones, pero no por qué las tienen que usar. También puede ser que hayan participado en la selección de las adaptaciones, pero no hayan entendido el proceso.

Si su hijo no participa en la decisión, es más probable que no use las adaptaciones. Saber por qué tener más tiempo en los exámenes o usar un manipulativo puede ayudar es clave para que su hijo use una adaptación. También es importante que las use durante varias semanas para acostumbrarse.

5. No quieren solicitarlas (u olvidan hacerlo)

En una situación ideal, las adaptaciones estarían fácilmente disponibles o integradas en las lecciones para que los niños las utilicen sin problemas. Sin embargo, no siempre es así. Por ejemplo, en el caso de que haya un maestro sustituto que no sepa sobre las adaptaciones del estudiante o cuando una lección no ha sido preparada tomando en cuenta las adaptaciones.

Algunos niños prefieren no usarlas para evitar atraer la atención, indicando lo que necesitan o pidiendo permiso para usarlas. También podrían olvidar solicitarlas si nadie se los recuerda.

6. No saben cómo solicitarla

Aprender a defender por sus derechos es una habilidad importante para los niños que piensan y aprenden de manera diferente. Los ayuda a pedir lo que necesitan, incluyendo las adaptaciones. Sin embargo, no todos saben cómo pedirlas ya que no han desarrollado las habilidades o las palabras adecuadas. Y los estudiantes que son tímidos para abogar por sí mismos o no quieren parecer como si estuvieran corrigiendo al maestro, podrían preferir no pedirlas.

7. No quieren admitir que necesitan ayuda

A medida que los niños crecen se vuelven más conscientes de cómo las diferencias de aprendizaje los afectan en la escuela. Esa consciencia podría favorecer que experimenten sentimientos como la vergüenza. También podrían querer “demostrar” a todos que no necesitan ayuda. Si todavía no se sienten cómodos hablando de sus dificultades o pidiendo ayuda, puede que rechacen usar las adaptaciones. En algunos casos, pueden pensar que no necesitan una adaptación, cuando en realidad sí la necesitan.

8. No la necesitan en una clase o lección

No todas las adaptaciones son necesarias en todas las clases o lecciones. Por ejemplo, en una clase de inglés en la que hay que leer mucho, algunos estudiantes podrían necesitar usar la tecnología voz-a-texto para grabar una lección. En una clase más práctica, puede que no sea necesario. El hecho de que una adaptación esté disponible en todas las asignaturas, no significa que los chicos necesiten usarla en todas las clases.

9. No ayuda o no funciona

Los estudiantes que no ven los beneficios de una adaptación pueden negarse a usarla. Y en ocasiones una adaptación incluida en un IEP o un plan 504 no termina funcionando tan bien en la práctica como se suponía. Sin embargo, no todos los niños pueden explicar cuándo una adaptación no está funcionando. Tampoco puede que sepan cómo sugerir algo que podría funcionar mejor.

Si su hijo se niega a usar adaptaciones o está indeciso si usarlas o no, es importante entender el motivo. De esa manera usted sabrá cómo abordar la situación. Tenga en cuenta que no siempre existe una sola solución en particular. Empiece haciendo preguntas abiertas para iniciar una conversación con su hijo.

Aprenda más sobre adaptaciones comunes, y obtenga sugerencias acerca de cómo mostrar empatía a su hijo.

Puntos clave

  • Los niños podrían negarse a usar adaptaciones porque sienten vergüenza o no quieren llamar la atención.

  • Algunos no saben cómo usar una adaptación o no quieren preguntar cómo se usa.

  • Asegúrese de que su hijo entiende por qué se escogió una determinada adaptación y por qué usarla no significa hacer trampa.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Amanda Morin es la directora de liderazgo intelectual en Understood y la autora de “The Everything Parent’s Guide to Special Education.” Fue maestra y especialista en intervención temprana durante más de una década.

    Revisado por

    Revisado por

    Trynia Kaufman (MS) es gerente sénior de investigación editorial en Understood. Fue maestra y ahora su labor incluye conferencias educativas a nivel nacional.