Por qué los niños que piensan y aprenden de manera diferente podrían sentirse solos

Por The Understood Team

De un vistazo

  • Los niños que piensan y aprenden de manera diferente son más propensos a sentirse solos.

  • Puede que se sientan excluidos o tengan dificultad para hacer amigos.

  • No es lo mismo estar solo que sentirse solo.

Los niños que piensan y aprenden de manera diferente no son los únicos que pueden sentirse solos o “excluidos”. La mayoría de las personas se sienten así en algún momento.

Sin embargo, los estudios muestran que es más probable que los niños que piensan y aprenden de manera diferente se sientan solos, y tengan más dificultad para manejar esos sentimientos.

Conozca más acerca de la soledad en los niños que piensan y aprenden diferente.

Por qué podrían sentirse solos los niños que son diferentes

Existen muchos motivos para que se sientan solos los niños que piensan y aprenden de manera diferente. Para empezar, suelen ser más acosados o excluidos. Les cuesta hacer amigos e interactuar con las personas. Y tener problemas socialmente o en la escuela puede causar que crean que nadie los entiende y se aíslen.

Los niños que tienen ciertos desafíos son más propensos a sentirse rechazados o aislados. Por ejemplo, quienes tienen dificultades con:

La diferencia entre estar solo y sentirse solo

Hay niños y adultos a los que les gusta pasar tiempo a solas. Estar a solas es una preferencia y no un problema, siempre y cuando tengan la capacidad de hacer amistades e interactuar con otras personas cuando lo desean.

El hecho de que haya niños a los que no les guste estar a solas, no necesariamente significa que estén solos. Puede que les cueste estar con ellos mismos y se aburran.

Además, la soledad no siempre está relacionada con sentirse solo. Algunos se sienten aislados incluso cuando están con otros niños. Sienten que nadie tiene o entiende sus problemas.

Cómo sentirse solo afecta a los niños

Cuando los niños se sienten solos de vez en cuando, no suele afectarlos a largo plazo. Pero es diferente cuando se sienten solos la mayor parte del tiempo. En ese caso, puede afectarlos de diversas maneras y causarles otras dificultades.

Los niños que se sienten solos podrían ser:

Más propensos a tener baja autoestima. Podrían sentir que los rechazan y perder la confianza en sí mismos. Y finalmente creer que no tienen nada valioso que ofrecer.

Menos probabilidad de asumir riesgos positivos. Intentar cosas nuevas puede desarrollar la confianza y generar nuevos intereses y habilidades. Pero los niños que se sienten rechazados y vulnerables quizás no quieran intentarlo porque temen llamar la atención y fallar.

Más probabilidad de estar tristes, desconectados y preocupados. Los niños enfrentan el sentimiento de sentirse solos de diferentes maneras. Puede que traten de no mostrar su tristeza y se alejen de los demás. O, pueden enojarse y portarse mal. La combinación de emociones negativas y aislamiento puede causar depresión y ansiedad.

Más probabilidad de involucrarse en conductas riesgosas. Los adolescentes pueden tomar, fumar, usar drogas, dañar propiedades o hacer otras cosas arriesgadas, si piensan que eso los ayudará a sentirse aceptados.

Existen muchas maneras de ayudar a su hijo a manejar los sentimientos de soledad. Primero, no fuerce a su hijo a ser más social o a tener muchos amigos. En lugar de eso, trabaje en desarrollar la autoestima. Ayúdelo a descubrir intereses que creen oportunidades para conocer otros niños con intereses similares.

Esté atento a las señales de depresión y no dude en hablar con el médico si está preocupado. Si su hijo tiene TDAH, lea sobre la relación entre el TDAH y la depresión.

Puntos clave

  • Hay niños a los que les gusta pasar tiempo a solas, aunque tengan amigos.

  • Los niños que son diferentes pueden pensar que nadie los entiende.

  • No fuerce a su hijo a ser más social ni a hacer amigos.

    Díganos qué le interesa

    Comparta